El ejercicio en vacaciones

file4701308771617

¿Sabéis lo difícil que es seguir manteniéndote en forma en verano? A muchos os pasará como a mí y cuando llega el calor y el tiempo libre tu rutina se os trastoca y el deporte pasa a un segundo plano ¿a qué sí? Pues este verano ha sido diferente. Me fui a pasar mi mes de vacaciones a Denia, una ciudad costera que adoro, y alquilé una casa donde lo hago siempre, a través de Inmoden, acudid a ella si vais a Denia porque son los mejores, y descubrí que las infraestructuras deportivas de la ciudad han mejorado notablemente desde la última vez que fui.

Ahora hay polideportivo, piscina pública, carril bici y mucho más. Eso por no hablar de las actividades que el ayuntamiento ha puesto en marcha en la playa, al aire libre, tanto para turistas como para residentes de la ciudad así que al final conseguí crearme una nueva rutina hasta estando de vacaciones y no dejé el deporte en ningún momento.

Y el caso es que yo soy una persona activa que necesita el deporte para seguir estando bien anímicamente pero al mismo tiempo suelo se run poco vago en lo que se refiere a la constancia. Me cuesta muy poco olvidarme de hacer las cosas que requieren esfuerzo y eso al final pasa factura. Por eso he decidido seguir una serie de consejos para no tener la tentación de abandonar el deporte de nuevo. Hay una serie de claves.

  • Por ejemplo, un buen apoyo suele ser hacer deporte con un amigo, así cuando uno de los dos está de bajón puede conseguir el ánimo del otro y viceversa. Al empezar a hacer ejercicio con algo se vuelve más como una obligación por no dejar a la otra persona tirada y poco a poco vamos cogiendo el ritmo y la rutina que necesitamos.
  • No seas tonto, no te pongas a correr como un loco por las carreteras de tu ciudad o por los parques sólo porque ves a mucha gente que lo hace y parece que está de moda. Si eso no te gusta o te aburre, elige otro deporte que te llene más. Encuentra algo que te resulte divertido y no se vuelva para ti en una monotonía que no tienes ganas de hacer.
  • No te pongas metas inalcanzables. Tanto si tu objetivo es perder peso como, simplemente, ponerte en forma, no te pongas metas como “en un mes voy a correr 20 km” porque eso es imposible, ni de distancia ni de tiempo. Hazlo poco a poco, a tu ritmo.
  • Hazte con un calendario para ir anotando tus mejoras, eso te animará a seguir adelante porque los logros incitan mucho a continuar. Puedes coger un calendario de propaganda o, si eres creativo, crearlo tú mismo, puede que te resulta una tarea divertida y te aporte más aún al ejercicio.

Pero sobre todo, hagas lo que hagas, no desistas, no te rindas, aguanta un poco hasta que hacer ejercicio se vuelva algo rutinario y no una tortura. Dicen que si haces algo durante 21 días, el que hace 22 ya no te costará realizarlo así que… ánimo y paciencia.