Crossfit, compite contra ti

El deporte ha llegado a nuestra vida en su lado más extremo. Ya no nos vale jugar al fútbol sala con los amigos, o salir a correr por los parques de la ciudad. Sin embargo, en los últimos años se han puesto de moda otros deportes donde damos forma a nuestro cuerpo, donde trabajamos el cuerpo y su tonificación. Uno de los que más nos ha llamado la atención es el crossfit, sin duda, uno de los deportes más completos, aunque también exigentes. Por eso, vamos a conocer un poco más de esta actividad.

Historia

Mucha gente se pregunta de dónde ha salido esto del crossfit. Pues aunque parezca que es moderno, hay que remontarse a 1974. Ese año, un estudiante universitario de 18 años llamado Greg Glassman, que trabajaba con los atletas en varios gimnasios del sur de California, creó un programa de entrenamiento basado en los movimientos funcionales realizados a alta intensidad, en vez de las rutinas al uso.

Así, Greg empezó a usar la técnica para entrenar a policías en California. Posteriormente fue usado para el entrenamiento de marinos, bomberos y militares norteamericanos. Hoy, Greg Glassman continúa a la cabeza del movimiento – con más de 15.000 Box de CrossFit afiliados a su lado. De esta manera es cómo nació este deporte.

“Cada entrenamiento es diferente al anterior gracias a los profesionales con los que contamos en nuestro box de CrossFit. Trabajarás tu cuerpo al completo, tonificando y poniendo en marcha el cuerpo en conjunto, notarás el progreso en tu movilidad y salud”, nos explican desde el centro Crossfit Lucentum, que a continuación nos dirán cuales son los beneficios más notables con este deporte.

Beneficios

Mejora la musculación. Lo primero que llama la atención cuando conoces a gente que practica crossfit es su cuerpo. Los hombres y mujeres que practican Crossfit están fuertes, muy fuertes porque uno de los beneficios de practicarlo con regularidad es que aumentará tu fuerza muscular. Ejercicios como las dominadas, sentadillas, fondos de tríceps logran que tengas más masa muscular.

Resistencia. Uno de los beneficios que más tiene este deporte es el aguante. Se acabó eso de sofocarse cada vez que tienes que correr porque no llegas a montarte en el autobús. Con el Crossfit entrenas tu corazón gracias a los ejercicios cardiovasculares. Mejorarás tu capacidad aeróbica sin perder ni la fuerza ni el tono muscular.

Pérdida de grasa

Uno de los objetivos que siempre pretendemos cuando hacemos ejercicio es perder grasa, pues bien, con el crossfit lo puedes lograr. ¿Por qué? Pues porque los ejercicios se realizan o por tiempo o por repeticiones con intervalos de descanso muy cortos lo que favorece la pérdida de la grasa. La alta intensidad de los ejercicios favorece que el Crossfit sea un deporte ‘quemagrasas’. Ahora bien, no esperes que sea una dieta milagro. A partir de los 2 meses y medio de entrenamiento regular verás cómo tu cuerpo pierde volumen. Y lo mejor de todo, 72 horas después de entrenar, tu cuerpo seguirá quemando calorías. La verdad es que nos parece genial, aunque es cierto que es un deporte en el que tienes que tener mucha implicación y, sobre todo, ser constante.

Harás equipo. Aunque se trata de un deporte individual, pronto comprobarás que el crossfit es una gran familia. Cuando alguien se queda rezagado en un ejercicio, cuando uno es el último en terminar, el resto se acerca a animar, a contar las ‘reps’ que faltan y el box se llena de palabras de ánimo. Y por supuesto, no faltarán los momentos del después. Los grupos de crossfit suelen quedar a tomar cañas (con moderación) o para las típicas cenas de Navidad o de verano. No todo va a ser hacer sentadillas, ¿no?

Ejercicios

Las típicas sentadillas. Son un habitual tanto en la parte previa al WOD en dónde se entrena la fuerza como en el propio circuito y la podemos encontrar en cualquiera de sus variantes. Ya sabes que para hacerlas correctamente, hay que colocar las piernas con una separación ligeramente superior a la de nuestros hombros y las punteras mirando hacia afuera. En esta posición, con la espalda recta, flexionamos las piernas hasta hacer una sentadilla profunda y luego volvemos lentamente a la posición inicial.

Overhead squats. Es una variante muy habitual en el mundo del CrossFit y viene directamente del mundo de la halterofilia. Tienes que colocar los pies de la misma forma que en el ejercicio anterior, pero con la barra sobre la cabeza con los brazos completamente estirados. Es un ejercicio que requiere de mucha técnica y flexibilidad y por tanto hay que ejecutarlo con cuidado e incrementar el peso muy poco a poco a medida que nos sintamos seguros con él.

Clean and Jerk. En este caso estamos hablando de un ejercicio que consta de dos fases, una primera para levantar el peso y realizar una sentadilla quedando el atleta bajo la barra y la segunda durante la cual se extienden los brazos cargados por sobre la cabeza.

Tire Smashes. Un ejecicio muy clásico de este deporte, ya que consiste en golpear una rueda de tractor con un martillo ejerciendo sobre ésta una gran fuerza con cada golpe. Es muy espectacular de verlo. Aunque en el gimnasio más de uno se puede quedar flipando.

Muscle Up: consiste en una dominada completa en la cual se pasa el torso entero por encima y debajo de la barra. también se puede hacer sujetándose de aros o anillas.

Wall Ball Shot: se trata del lanzamiento de balones medicinales hacia arriba, contra una pared mientras se realiza una sentadilla cuando se recibe el balón en las manos. Sí, esos típicos balones que teníamos en el instituto que ahora se reinventan.

Como has visto, los ejercicios de crossfit te permiten acelerar tu metabolismo quemando calorías horas después de practicar el ejercicio. Ahora bien, no todo el mundo sirve para hacerlo, lo mejor es que consultes con especialistas y que te hagas pruebas médicas antes. Una de las ventajas de este deporte, y más concretamente de este tipo de entrenamiento, es que te permite quemar grasa y también permite que el músculo crezca.  Ahora ya sabes a lo que te tienes que dedicar.