Actividad física en la tercera edad

¿Quién dice que el deporte es sólo para los jóvenes? Tener un estilo de vida saludable se aplica a todas las edades, desde las más tempranas hasta las más tardías y es entonces, en la vejez, cuando más actividad necesita tu cuerpo.

En esta residencia de ancianos de Barcelona llamada Benviure, nuestros mayores tendrán la mejor atención y, sobre todo, las mejores actividades, tanto de ocio como deportivas, para que sus cuerpos sigan estando tan en sintonía como lo estaban antes dentro de lo posible. De este modo evitamos que la persona de edad muy avanzada se estanque y llegue a atrofiar sus músculos.

No todo el mundo tiene la misma vitalidad cuando llega a la tercera edad y eso es totalmente comprensible, el problema llega cuando esa poca vitalidad se traduce en falta de movimiento y falta de actividad física puesto que los músculos, las articulaciones y nuestro cuerpo en general deja de tener la fuerza necesaria para mantenerse y realizar las actividades más cotidianas. Un gran porcentaje de ancianos que hoy en día hace su vida en silla de ruedas podría estar caminando con andados, bastón o incluso sin ayuda si hubiera tenido el ejercicio físico necesario.

Y no hablamos de correr la maratón sino de ciertos ejercicios suaves que a través de su práctica periódica aportan calidad de vida a las personas mayores en lo que se refiere a movilidad y estado físico.

Pero claro, no todo el mundo tiene el tiempo que quisiera para poder dedicárselo a nuestros mayores y éstos se ven en serios problemas a la hora de realizar actividades que su cuerpo necesita. Una de estas actividades puede ser simplemente el caminar, o el realizar ciertos movimientos con los brazos  las piernas, o incluso pedalear en una bicicleta estática a un ritmo muy suave. Por eso en centros geriátricos como Benviure creen en la necesidad de tener un departamento de especialistas que dediquen su esfuerzo a que nuestros mayores sigan estando en activo y, tras un buen estudio médico del paciente, realice los ejercicios que más le convengan y no pierda la movilidad que muchos otros ancianos han ido perdiendo poco a poco.

Entre los deportes más recomendados para las personas de la tercera edad que aún pueden valerse por sí mismas se encuentra el Yoga, Pilates y otro tipo de prácticas deportivas suaves que mantienen en forma nuestro cuerpo sin forzar ni llevar al corazón a ritmos muy elevados.

Está claro que una persona con movilidad reducida puede hablar más de fisioterapia, rehabilitación o de ejercicios estáticos que se pueden realizar incluso sentados, pero aun así siempre es beneficiosa para la salud la actividad física.