Potencia la actividad de los mayores en las residencia geriátricas

A veces pensamos que el deporte es algo casi exclusivamente destinado a los más jóvenes, pero nada más lejos de la realidad. Los mayores también lo necesitan, y eso lo saben en las residencias de ancianos más profesionales como Benviure.

Y es que está claro que practicar deporte a lo largo de nuestra juventud y ya de adultos nos alarga la vida y nos proporciona una calidad y un bienestar a lo largo de la misma, pero no podemos vivir de rentas y debemos seguir ejercitando nuestro cuerpo a medida que vamos entrando en años.

El deporte cuando somos jóvenes puede consistir en salir a correr, jugar al tenis, al fútbol, etc., pero cuando nos hacemos mayores existen también otras formas de movernos más apropiadas para hacer el menor daño posible a nuestro cuerpo y a nuestras articulaciones. Por ejemplo, imaginad que os ponéis a correr con 70 años. Las rodillas en ese caso lo pasarían muy mal, pero nadar es el típico ejemplo de una disciplina que bien practicada nos ayuda a mejorar las posturas, a mantener una buena salud en la espalda, agrandar incluso nuestra capacidad pulmonar, y en definitiva, mantenernos activos, que es de lo que se trata.

benviure

En las residencias geriátricas no solamente cuidan de los mayores, sino que también les motivan para mantenerse activos.

En las residencias de ancianos, así como en los centros de día para los mayores, saben de la importancia que tiene el movimiento para las articulaciones, para que nuestros músculos no se atrofien por así decirlo. Algo muy sencillo de ver incluso en las personas jóvenes, que si se tiran un tiempo de inactividad luego les cuesta volver a empezar o necesitan un calentamiento de días.

Por esto en las residencias más profesionales como Benviure, en Barcelona, organizan actividades para los mayores, para mantenerlos en constante movimiento, desde juegos simples para todos hasta pequeñas clases de baile, actividades divertidas que nos ayudan a movernos pero que a simple vista no asociaríamos con el deporte. Incluso podemos encontrar también clases de yoga, de pilates, etc. Y si preguntásemos a aquellos que las practican seguro que nos dirían que se encuentran mejor desde acuden a estas clases.

Es por esto que debemos olvidarnos de los clichés de que los mayores ya no pueden hacer deporte o esos prejuicios contra las residencias geriátricas. Ya que muchas veces se da por hecho que los mayores están mejor en casa, o con sus hijos, o cuidados por una persona externa, y no somos conscientes de que en las residencias geriátricas y en los centros de día se organizan muchas actividades que nosotros en casa por nuestra cuenta no llevamos a cabo con los más ancianos. Es más, muchos de ellos se limitan a salir a pasear, en el mejor de los casos, solos o con la necesidad de compañía, y después se sientan frente al televisor a pasar la tarde con un mueble. Puede que sea una actitud cómoda, pero la vitalidad les alargará la vida.