Los paseos por la playa

Playas denia
Muchos recomiendan los gimnasios para estar en forma. Otros, salir a correr. Ah, no perdón, hacer running, que es como se dice ahora. Otros salir a andar en bicicleta. Pues bien, no hay nada más sano, en mi opinión, que los paseos por la playa. Creo que los médicos deberían recomendárselo a todo el mundo. Es la combinación perfecta. Y desde que me compré un apartamento en Denia, gracias a Romer Playa, mi vida ha cambiado.

Al principio iba a Denia de vacaciones por quince días. En esos años, lo que hacía era coger un alquiler de apartamentos en Denia. Pero poco a poco está ciudad me fue ganando, sobre todo gracias a sus playas. Mi favorita es la Marineta Casiana. Esta playa tiene 400 metros de longitud por 30 metros de anchura. Normalmente el nivel de ocupación de la playa es alto. Lo peor es que suele haber mucha gente, ahora bien, si eres un aficionado a los deportes náuticos puedes gozarla.

Con el paso del tiempo, y ya con la jubilación en la maleta, decidí mirar pisos en Denia. Tenía un dinero ahorrado y que mejor forma de invertirlo que en salud. Porque para mí pasear por las playas de Denia es una dosis de medicamento. No sabeís lo que me estoy ahorrando en medicinas.

  1. Pasear por la playa me supone gastas calorías y tonificar mi musculatura. Está demostrando que andar por la arena requiere un esfuerzo mayor que sobre el asfalto. En seguida comencé a notar su efecto en los tobillos y las pantorrillas y además, controlé mi peso. Yo siempre estaba en 75 kilos, y desde que hacía este ejercicio me puse en 72. Y eso, que también me gusta tapear por Denia. Pero eso es otra historia. Precisamente en octubre se celebra aquí la XIX Feria de la Alimentación y Salud natural Ecodénia.
  2. Otro beneficio de andar por la playa es que estimulo la circulación y prevengo las varices. Esto es debido al efecto del movimiento de las olas sobre las piernas y también al del yodo y el sodio del agua que previenen del envejecimiento. Es como estar en un spa de esos que te cobran tanto dinero.
  3. Además me han comentado que previene el riesgo de osteoporosis. En general, caminar aumenta la densidad ósea. Y ese efecto se multiplica en la playa. Nunca he tenido problemas de huesos, afortunadamente, pero después de comprarme este apartamento en Denia, pienso que aún menos.
  4. Y no todo es beneficio para el ‘body’. También lo es para mi mente. La sensación de paz interior es increíble. Yo creo que al andar descalzo por la arena, se produce un efecto de masaje en las terminaciones nerviosas de los pies, que me provocan un bienestar envidiable.

Ahora bien, y ya para finalizar, no hay que olvidar que andar por la playa también tiene sus riesgos. Sobre todo si es cuando más pega Lorenzo, por eso, hay que evitar los golpes de calor tomando mucho líquido antes, durante y después de pasear por la playa. Y, haz como yo, no te olvides de una gorra.

SI te da envidia lo que has leído no te preocupes hay muchas casas en Denia. Haz una visita como hice yo a la empresa Romer Playa y seguro que tienen un apartamento a tu medida.