El deporte en la naturaleza

_IGP6131

¿Sabéis lo que es estar haciendo running intentando conocer parajes diferentes para no aburrirte y de pronto toparte en medio de lo que fue una localización de cine? Eso me pasó a mí hace unos días. Estaba corriendo y de pronto me di cuenta de que el lugar me sonaba muchísimo, le di vueltas y tras pensar un rato me percaté de que estaba en el mismo lugar donde se rodó “El Espinazo del Diablo”, del director mexicano Guillermo del Toro. El caso es que me paré a pensar cómo encontrarían ese lugar tan apartado y, como siempre, entré en internet,  el lugar perfecto para averiguar cosas y encontré Discovery2, una empresa que se dedica a encontrar y gestionar los trámites para que los cineastas accedan a las localizaciones adecuadas para sus rodajes. Interesante ¿verdad?

Esto me llevó a pensar en que debe ser una pasada tener la oportunidad de practicar el deporte que más te gusta en diferentes lugares y poder disfrutar del paisaje y de la historia que tenga el entorno detrás de sus vistas mientras te ejercitas. Así que seguí investigando un poco más y encontré diferentes cosas. Por ejemplo Cerro el Volador, donde aseguran es un lugar bonito para hacer deporte. Después me topé de lleno con un artículo de Skynner llamado “15 rincones de España para ir de vacaciones en 2015” donde te muestran localizaciones perfectas donde hacer senderismo. Por ejemplo, según este artículo, en Canfranc, Aragón, hay más de 300senderos señalizados.

Esta misma web tiene otro artículo además muy interesante sobre “Las 10 mejores rutas de senderismo de España para hacer en otoño” y de entre todos ellos destacaría el de la cascada del Asón, en Cantabria. Nada más con ver la imagen que aparece en el reportaje ya me parece una auténtica pasada.

El caso es que mi mente viaja a mil por hora cuando empiezo a elucubrar cosas y de pronto me veo pensando en cosas como en que eso de hacer deporte está muy bien y es muy sano pero ¿a quién narices le gusta correr por asfalto cuando lo único que ves son coches, polución y feos edificios?  Yo lo que quiero es tener la oportunidad de hacer senderismo todas las semanas (por no decir todos los días) y ver cada domingo un lugar nuevo y mágico, un rincón especial de nuestra naturaleza. Pero el caso es que eso es casi imposible porque, seamos sinceros ¿Quién tiene la posibilidad de salir a pasear todas las semanas por el campo? Y ya no digamos si hablamos de pasear a diario por zonas arboladas y respirar aire puro. La respuesta , a no ser que hables de El Retiro, es muy sencilla: los afortunados que viven en pequeños pueblos, aldeas y demás zonas apartadas del mundanal ruido.

Conclusión a la que he llegado esta semana: quiero trabajar y vivir en un pueblo y como ahora mismo eso no es posible pues me conformo con poder retirarme en uno muy bonito allá a los 67 años.