Dolores de Espalda, Cabeza y Estómago, los más frecuentes

human-skeleton-163715_640

El bienestar no es sólo cuestión interna ya que tus músculos pueden verse perjudicados con ciertos movimientos o incluso con una simple corriente de aire y llegada a cierta edad, lo mejor que puedes hacer es contar con un quiromasajista de confianza que alivie esos dolores. Yo soy del sur así que no os puedo recomendar ningún profesional por el norte, los desconozco, pero visitar el enlace que os añado si queréis conseguir un buen masaje Málaga.

El Centro QB no es sólo un centro de quiromasaje sino que es también escuela por lo que allí son capaces de formar a los mejores profesionales del sector y con mi espalda han hecho maravillas, la verdad, y con mis cervicales.

Y es que la espalda es uno de los dolores más frecuentes, junto con la cabeza y el estómago. Según una encuesta sobre autocuidado realizada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) este es el ranking de las dolencias más comunes en España: el dolor de cabeza, de estómago y de espalda. Algo que por otra parte no me sorprende: Pararos a pensarlo ¿A cuántas personas conocéis que sufran migrañas o jaquecas? Yo muchísimas, ¿Y dolor de estómago o de espalda? Vamos, que para mí no es nada nuevo la verdad.

Pero veamos los datos. EL 67,9 % de los encuestados sufre dolor de cabeza, el 64,7 % dolores de espalda y el 52´1 % de estómago. Esto son números altos porque sería lo mismo que decir que más de la mitad de la población sufre estos dolores ¿os dais cuenta? Porque todas las cifras sobrepasan el 50%.

Con respecto al dolor de cabeza, los médicos aconsejan ponerse algo fresco en la frente o nuca o darse un baño de agua caliente y, sino mejora, recurrir a los calmantes como paracetamol e ibuprofeno o ácido acetilsalicílico, pero siempre en última instancia y sin abusar porque tomar estos medicamentos de forma continuada favorece que persista el dolor.

Para las molestias de espalda aconsejan evitar movimientos que le producen dolor, andar y moverse, ponerse calor durante 20 minutos varias veces al día y un masaje, entre otros. Y en caso del dolor o acidez de estómago lo mejor es evitar las comidas abundantes, no acostarse antes de dos o tres horas después de las comidas y evitar alimentos que sepa que le pueden sentar mal.

Sin embargo, la mayoría de consejos van a parar al mismo punto concreto, las rutinas. Para tener una buena higiene postural y evitar los dolores de espalda tenemos que cambiar nuestros hábitos rutinarios adaptando los que teníamos para acostumbrarnos a agacharnos del modo que recomiendas los médicos y fisioterapeutas y no como normalmente lo hacemos todos, o sentándonos de forma correcta frente al ordenador y no como nos viene en gana porque, a la larga, esto puede provocar daño en nuestras cervicales sin que nosotros nos demos apenas cuenta.

El problema es que adoptar todas estas rutinas en la edad adulta es complicado. Al igual que en los niños no resulta demasiado difícil, los adultos ya tenemos unas costumbres muy marcadas y nos cuesta horrores cambiarlas, aunque eso no significa que sea imposible. De hecho, hay un estudio que asegura que hacer algo durante 21 días seguidos acaba convirtiendo ese algo en rutina para nosotros así que lo que tenemos que tener es mucha paciencia.