Nadar, sinónimo de salud física y mental

El verano es el momento preferido para los españoles de cara a practicar deporte. Basta solo con salir a la calle para comprobarlo. Son muchos quienes hacen ‘running’, juegan al tenis o al pádel o realizan rutas en bicicleta. No obstante, los meses de junio, julio y agosto son los mejores para practicar la natación, el deporte por excelencia del verano.

Numerosos expertos en la materia consideran a la natación como el deporte más completo para el cuerpo humano. Analizándolo bien, esta hipótesis tiene toda la lógica del mundo ya que, en la piscina, se ejercitan los brazos, el pecho, el tronco y también las piernas. Sin duda, una variedad que convierte a la natación en un deporte altamente recomendable para todo el mundo pero también en uno de los más duros.

De ahí que sea tan conveniente –a la vez que placentero– disponer de una piscina en casa. Las piscinas municipales suelen tener la ventaja de la amplitud pero la incomodidad de que suelen estar atestadas de gente que normalmente no se dedica a nadar y que puede incluso llegar a molestar a los nadadores. De ahí que muchas veces tener la piscina en casa nos aporte mucha más comodidad para nuestra rutina diaria durante el verano.

Este es el principal motivo que está conduciendo a cientos y cientos de familias a incorporar piscinas en sus jardines. Las ventajas son cuantiosas y los inconvenientes brillan por su ausencia, lo que conduce ineludiblemente a que empresas como Piscinas DTP estén contribuyendo a mejorar la calidad de vida de cada vez más gente. Una entidad como la mencionada se dedica al suministro e instalación de diferentes tipos de piscina que tienen varios denominadores comunes: un precio competitivo, una calidad incuestionable y la inexistencia de molestia alguna en su construcción.

Con solo acceder al catálogo que aparece en la página web de una entidad como Piscinas DTP se puede comprobar la diversidad de modelos y diseños existentes. Desde la sencillez de modelos como Trinidad, Java, Faro o Creta a la personalidad de Maldivas, Formentera Spa, Menorca, Martinica, Coral o Haití. Nombres que evocan lugares en los que el agua juega un papel fundamental y que forman parte del catálogo de una entidad líder en la fabricación e instalación de piscinas.

Una apuesta por el deporte…y por los más pequeños

Quien instala una piscina en su propia casa no obtiene la inmensa ventaja que proporciona en términos de descanso y relax. Una piscina en casa es sinónimo de, también, apuesta por la natación. Uno de los mejores consejos para estar sanos y mantener una vida activa es practicar deporte y la natación es, a juzgar por lo que se comentaba con anterioridad, el mejor socio que se puede tener para ello. Apenas queda alguna duda al respecto.

Para los más pequeños, las ventajas que implica poseer una piscina en casa son incalculables. En primer lugar porque, desde que son muy jóvenes adquieren ese hábito de hacer deporte, lo cual les permite controlar su control corporal y no ser cómplices de la alta tasa de obesidad infantil que viene registrándose en España desde hace bastantes años. Por otra parte, desciende la tensión arterial y baja la concentración de colesterol en sangre. Y, por citar tan solo algo más, permite aumentar la capacidad de esfuerzo físico y mejorar la flexibilidad, la coordinación la velocidad y la agilidad. En definitiva, nadar es igual a beneficios para nuestro físico.

Y estando cuidado nuestro físico, la mente estará mucho más abierta y despejada. Eso, a los niños, les permitirá facilitar su aprendizaje y a los adultos –a los que tampoco se nos deben olvidar todas las ventajas que trae consigo la práctica deportiva en general y acuática en particular– nos permite ser mucho más eficientes en nuestro trabajo. El objetivo es para todos el mismo: Y es que el dicho “Mens sana in corpore sano” debe convertirse en una filosofía de vida para jóvenes y adultos.